MEDITACIÓN

Una vez que nuestra respiración está tranquila, la mente en calma y presente,  a través de la práctica de la concentración, trabajamos para llegar a la meditación.

Entre otros muchos beneficios, uno de los principales es que ejercitamos nuestro cerebro, el cual tiene un papel esencial en nosotros, porque a través de él gestionamos todas las funciones corporales. Si el cerebro está en buen estado, las reacciones y respuestas del cuerpo serán adecuadas para mantenernos en un óptimo estado de salud.

En realidad, lo que comúnmente llamamos meditación hoy en día, realmente no es meditación. Meditación tal y como la conocemos es la práctica de estar en un estado meditativo.

Las prácticas que conocemos son las que nos llevan a alcanzar la meditación. Primeramente es la práctica para llegar a un estado de equilibrio entre el cuerpo, la mente y la energía. Y segundo para crear un estado de felicidad, dicha, paz, fuerza, buena energía y alegría en nosotros mismos. Es la práctica de estar consciente de lo que está pasando en nosotros mismos en el presente, para estar consciente de lo que realmente somos y finalmente estar simplemente consciente. Cuando llegamos al estado de permanecer puramente conscientes y nada más, en este momento llegamos a la meditación.

La meditación es para todos y está al alcance de todos.